Certeza de Dios y la eternidad del alma

Demostrar que nosotros somos eternos y que Dios no solo existe mas es cierto al 100% parece ser una impresa desesperada. Y aún esto, la que propongo es propio una demostración rigurosa de estos objetivos, que se puede resumir en los siguientes puntos:

1) la existencia es cierta al 100% porque por lo menos existen nuestras percepciones.

2) La existencia es presente por lo menos en todas las formas y las dinámicas del universo.

3) La existencia trasciende todas las formas y las dinámicas del universo, en cuanto tales formas y dinámicas no son capaces de definirla.

4) La existencia resulta inmanente y trascendente al universo, de consecuencia coincidirá con Dios, que en cuanto tal será cierto.

5) Si la existencia trasciende las formas y las dinámicas del universo, aún siendo en esas, entonces tales formas y dinámicas representan los modos con los cuales la existencia se expresa.

6) Si el universo aparece rico y variegado no obstante la existencia sea siempre igual a sí misma, es porque la existencia es rica intrínsecamente y usa su riqueza intrínseca para “componer” cada cosa.

7) Aquello que nosotros somos en realidad es una riqueza irreducible, que de consecuencia pertenece a la existencia en su dimensión más allá del tiempo y del espacio.

Para comprender tal demostración les aconsejo que vean el siguiente vídeo que realice en primera persona, dotado de subtítulos en español: